Carta de una mujer enamorada

love-1530122_960_720_Fotor
Foto tomada de pixabay.com

 

 

En estos momentos tengo un nudo en la garganta y una presión en todo el pecho que si no me saco esto de adentro siento que voy a explotar.

Tal vez te preguntas porque te estoy diciendo esto a través de una carta y ahora luego que paso bastante tiempo, pero es que no puedo soportar el tenerte frente a mí, mirarte, hablarte y no poder abrazarte, no poder tocarte, no poder besarte, así que esta es la mejor forma de decirte todo lo que pienso y siento.

Sé que nuestra última conversación no fue la mejor ni las más clara y todavía hay ciertas cosas al aire y que tal vez nunca entenderé.

Anhelaba tanto que llegara ese día para poder enfrentarte y cuestionarte y a la misma vez no quería que llegara porque yo sabía lo que iba a pasar.

Pero llego y sucedió.

Quiero agradecerte por la oportunidad que me brindaste de se tu amiga, tu confidente, tu consejera, tu paño de lágrimas, tus alegrías, tus enojos, tus preocupaciones, en fin, gracias por dejarme ser parte de tu vida y agradezco a Dios que fuiste parte de la mía.

Muchos años de amistad sin saber que con el tiempo esa amistad iba a cambiar un poquito.

Cambio de una sonrisa a una mirada, de una mirada a una tocada, de una tocada a un beso.

Beso que me dejaba saber que todo estaba en control y me hacía olvidar todo y sentirme segura contigo.

Seguridad que se desvaneció la vez que me dijiste que no te atrevías a estar conmigo por miedo a que solo fuera un capricho y así fue o por lo menos así me sentí.

Yo no te echo la culpa de nada de lo que paso por que fui yo la que decidía.

Era yo la que permitió que las cosas se complicaran, fui yo la que no detuvo esto a tiempo.

Me dolió y confieso que llore y llore mucho y todavía sigo llorando, no porque entre nosotros no haya ocurrido algo más sino el haber creído en ti, en lo que decías, en lo que sentías, en lo que hacías, pero mucho más me dolió el yo haberme entregado y dar lo mejor que podía, mi amor.

Lloré porque entendí que las personas cambian de perecer tal vez sin mala intensión, sin saber que hay una segunda persona al otro lado.

Pero me dolió mucho más y lloré más amargamente por estos años de amistad que se desplomaron en un suspiro.

Fuiste y serás uno de los mejores capítulos en el libro de mi vida donde hubo aventuras, risas, suspenso, diversión, etc. pero que lamentablemente llego a su final y no fue tan feliz.

Yo no te odio, ni te tengo rencor al contrario te quiero mucho y te quiero mucho más porque eres una persona excepcional con defectos, pero con muchas más cualidades que te hacen único y creo que ya estas cansado de oírlo y solo te agradezco por enseñarme a vivir.

Gracias por enseñarme que llorar es saludable para el alma, por enseñarme que sufrir te hace más fuerte pero lo más importante, un millón de gracias por enseñarme que amar y ser amado es esencial en la vida humana.

He tratado muchas veces de continuar, olvidando, pero se me hace sumamente difícil poder mirarte a los ojos y no sentir nada, ya que todo me recuerda a ti y me une a ti.

Se que el tiempo y la distancia han hecho una barrera entre nosotros.

Que mi egoísmo, mi orgullo y mi indiferencia ha sido marcada, pero no puedo.

No puedo pretender tapar el sol con un dedo y no pretendo y mucho menos quiero que te sientas mal o triste por lo que te voy a pedir, pero siento que es algo sumamente importante para mí y para mi próximo capitulo en la vida.

Solo por un tiempo piensa que no éxito; no me escribas, no me llames, no me saludes, no me hables, simplemente piensa que soy una extraña.

Yo tratare de hacer lo mismo. Créeme que no va a ser fácil, bueno por lo menos para mí ya que tú siempre has sido más fuerte que yo.

Tal vez esta no sea la mejor decisión y tal vez ninguno de los dos la siga, pero por lo menos intentémoslo.

Tome esta decisión para que sepas que no es que te esté ignorando simplemente necesito tiempo para mí y encontrarme nuevamente conmigo misma y sanar.

Tal vez todo esto se pudo haber evitado e incluso nunca sucedido, pero le doy gracias a Dios por que puedo decir que a pesar de todo no me arrepiento de nada.

Ya no sé qué más decirte, no sé si lo que te dije fue suficiente o si fue poco, pero por lo menos tengo la satisfacción de que me lo saque del corazón.

Estas en todo el derecho de hacer lo que quieras con esta carta porque es para ti. Cuídate mucho, pórtate bien y se feliz.

Una vez más gracias,

Anónimo

06/18/12

Anuncios

Escrito por

Me llamo Legna González y soy de la bella isla de Puerto Rico. Comunicadora, redactora y bloguera. Amo a Dios, escribir, la naturaleza y la fotografía. Gracias por tomar de tu tiempo y leer lo que escribo. Espero que puedan disfrutar leerlos así como yo escribirlos. ¡Un abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.