Tiempo de florecer

flower-193452_960_720
Foto tomada de pixabay.com

Había una vez una historia sobre una flor.

Una flor insignificante, triste, fea y sin amor.

Esta flor a diferencia de las demás flores, tenia algo en particular y era su corazón.

Un corazón frío, destrozado, como una piedra.

Como todas las flores, estas pasan por un proceso de nacer.

Ya completado su proceso, esta flor veía a las demás con una mirada de coraje, ya que ella no podía ser como ellas.

Las demás eran alegres y bonitas mientras que ella pensaba que no lo era.

Esta flor creía que había venido al mundo a sufrir, hasta que escucho una voz decirle: “Te he creado a mi imagen y semejanza y te he creado para bendecirte”, pero no hizo caso.

Esta voz siempre estuvo con ella a su lado a pesar de que ella no lo quería escuchar.

En los momentos de dolor, de soledad y debilidad era cuando esta voz le decía: “Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente, no temas ni desmayes, yo estoy contigo”, pero la flor no lo quería escuchar.

La flor continuó su crecimiento hasta que llegó a ser una flor grande y fuerte por fuera pero pequeña y débil por dentro.

Pasaron tormentas, lluvias y huracanes a su alrededor hasta el punto de casi morir, pero esa voz que ella no quería escuchar le susurró: “Con amor eterno te he amado que hasta he dado a mi único hijo para que muera y tu puedas vivir”.

Esta flor en medio de su dolor, de su agonía, escucho esta voz y soltó una lagrima.

La flor le pregunto que si era el que estaba junto a ella todo el tiempo y al que ella rechazó.

La voz en un tono dulce y apacible le dijo: “Sí, desde antes que nacieras te santifiqué”.

La flor con ojos llorosos no lo podía creer, pero algo dentro de si le decía “créele”.

Esta flor reconoció su error y decidió acercarse a esa voz dulce.

La flor continuaba su vida hasta que esa voz le dijo: “De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es, las cosas viejas pasaron he aquí todas son hechas nuevas”.

Y al instante la flor reconoció y sintió que ya no era la misma.

Al principio todo era color de rosa hasta que llegó el momento de tormentas, huracanes y lluvias que inundaron de nuevo la vida de esta flor.

La flor lucho y lucho hasta que se dio por vencida y nuevamente la voz dulce le dijo: “En el mundo tendréis aflicción, pero confiad yo he vencido al mundo”.

“Así que vengan a mi todos los que estén cansados y cargados y yo os haré descansar”.

La flor marchitada por el dolor, se dejo caer en los brazos de su Señor como ella lo había llamado. Su Señor la curó, la vendó y la alimentó.

Pasado el tiempo la flor se mejoró hasta convertirse en una flor hermosa, fuerte, llena de alegría, pero lo mas importante llena del amor de su Señor.

La flor a pesar de tener a su Señor algo dentro de si le impedía dar todo lo que era en agradecimiento. ¿Miedo? Si, miedo, esa palabra tan pequeña que creaba en la flor una barrera que le impedía proseguir su camino.

Entonces fue cuando su Señor le dijo: “No me avergüenzo del evangelio porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree”.

La flor nuevamente confió en la voz de su Señor que le dijo: “Bienaventurado el varón que soporto la tentación porque cuando haya resistido la prueba recibir la corona de la vida, que Dios ha prometido a los que le aman”.

Así que créelo y florece.

Esta flor que en un día de desesperación confió en esa voz dulce y amorosa que le dijo: “ Te amo. Sí, te amo, mientras que nadie se lo había dicho.

La historia de esta flor continua escribiéndose por el mejor de los autores de todos los tiempos, Dios, esperado cumplirse el final feliz de su historia.

Como esta flor, Dios quieres usarte y decirte que es tiempo de florecer.

05/14/07

Anuncios

Escrito por

Me llamo Legna González y soy de la bella isla de Puerto Rico. Comunicadora, redactora y bloguera. Amo a Dios, escribir, la naturaleza y la fotografía. Gracias por tomar de tu tiempo y leer lo que escribo. Espero que puedan disfrutar leerlos así como yo escribirlos. ¡Un abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s