No es la cruz, sino el que estaba en ella

Cruz
Foto tomada de banco de fotos
La cruz es el símbolo mundial que refleja la muerte de Jesús.

Una muerte cruel, dolorosa y humillante.

A diferencia de las demás cruces que puedan existir, la cruz de Jesús tiene algo en particular, y es el mismo porque Él es quien le da el valor, le da significado, le da importancia a esa cruz.

La cruz tiene dos lados; un lado vertical y un lado horizontal.

El lado horizontal de la cruz de Jesús nos demuestra cuán grande es el amor de Dios, amor que se extiende y no tiene fin.

Ahí es donde las manos de Jesús fueron crucificadas, impidiéndole que siguieran abrazando, levantando del suelo al caído, sanando.

Y esta el lado vertical, de arriba hacia abajo, donde nos muestra la conexión que tenemos directamente con Dios por medio de Él. 

El lado vertical es el puente a través de Jesús que nos permite encontrarnos con Dios.

Es a través de esa conexión donde podemos entender el sacrificio de amor de Dios para con nosotros en que dio su mayor tesoro, lo más importante para él, su hijo, a cuenta de librarnos del pecado y de todo lo que nos separaba de Dios.

Es ahí donde los pies de Jesús fueron clavados para que dejara de caminar entre el necesitado y brindar esperanza y redención.

Los clavos no son los que sostuvieron a Jesús en esa cruz sino el amor incondicional, único e inexplicable que Dios tiene por ti y por mí. 

Jesús fue crucificado en las manos y en los pies para que no siguiera sanado, transformando los corazón, fue una forma de impedir que continuara salvando por medio de su poder.

Trataron de detener que en cualquier lugar que el pisara, tocara e incluso hablara, la soberanía de Dios se manifestara.

Pero no fue así, la historia no termina ahí porque Jesús venció la muerte.

Los clavos, el sufrimiento, el dolor de Jesús no fueron en vano, sino que mediante ellos nos brindo una esperanza, una nueva oportunidad de vivir en Él.

Jesús no esta crucificado en una cruz sino que vive y reina por siempre.

Jesús venció la muerte en la cruz y con Él nosotros también vencimos.

Jesucristo está vivo, Aleluya.

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su hijo unigénito, para que todo aquel que en Él crea, no se pierda mas tenga vida eterna”. Juan 3:16

 

Anuncios

Escrito por

Me llamo Legna González y soy de la bella isla de Puerto Rico. Comunicadora, redactora y bloguera. Amo a Dios, escribir, la naturaleza y la fotografía. Gracias por tomar de tu tiempo y leer lo que escribo. Espero que puedan disfrutar leerlos así como yo escribirlos. ¡Un abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s