La mujer de la sombra negra en la calle

pedestrian-925850_960_720
Foto tomada de pixabay.com

La noche está despejada y la gran luna alumbra la cuidad de Manhattan.

Los autos circulan por todos lados sin tener un rumbo final.

Las personas caminan por el laberinto de las calles tratando de encontrar su destino.

En medio del ruido y el humentín de los autos, la sombra de ella hace juego con los ladrillos que adornan los edificios.

Nadie la conoce, nadie la ve, solo se deja sentir en el frío y la soledad de la noche.

El viento sopla y ella comienza su jornada.

Pasa desapercibida entre la multitud que se pasea bajo la luz de los postes.

El gran día que tanto había esperado por fin había llegado.

Día en el que ella pensaba que un capítulo de su vida había sido completado para comenzar uno nuevo.

Flores blancas y amarillas adornaban el gran salón y se podía respirar un aire de felicidad.

Caminando entre la multitud de sus ojos corrían lágrimas porque sabía que lo que iba de suceder era lo que tanto anhelaba.

Al final del salón estaba la única persona que en esos momentos se encontraba en su mente y en su corazón.

Con el corazón a punto de estallar ella pronuncio las únicas palabras que había practicado durante varios días y la llenaban de emoción; “si, acepto”.

Segundos de silencio se sintieron en el salón cuando de momento se escucharon las palabras que marcaron su vida para siempre; “perdón, no puedo, no estoy listo”.

Como cuando se tritura un papel en una trituradora de oficina, así de destrozado quedo el corazón de esta mujer luego de la gran noticia.

Nadie podia creer lo que estaba pasando, solo murmurar o quedar en silencio.

Ella solo podía escuchar los latidos de su corazon cada vez mas fuerte y solo podia observar la claridad del día al final del camino.

Días de oscuridad inundaron su vida.

Ya no había lágrimas, ya no había dolor, solo la cicatriz de un corazón herido y un rencor que tenía que ser saciado de la única manera que ella pensaba que podía hacer.

Durante el día será la mujer trabajadora, conservadora y callada que todos conocen y en las noches se conviertirá en la mujer de la sombra en la calle que nadie conoce.

Esta mujer captura su atención, mientras estos caminan en las calles de la cuidad y los hace desaparecer.

Nadie los procura, nadie los busca, nadie los extraña, solo se convierten en parte de su sombra, en parte de su oscuridad, en parte de su secreto.

Un día de regreso a casa hay algo poco usual en el ambiente, se siente como si el tiempo se estuviera deteniendo y que nada ocurre alredeor de ella.

El viento eriza su piel haciendola deconcentrarse por la sensacion.

Su encuentro es poco inusual, mientras su sombra se paseaba por las calles de la gran ciudad, el se percata de esa extraña sombra que merodea las calles oscuras de Manhattan.

Por su curiosidad, decide perseguir esta sombra que le ha llamado mucho la atención.

Luego de recorrer varias calles en busca de una respuesta a este gran misterio, este hombre no dio al encuentro con la sombra negra de esta misteriosa mujer.

Anuncios

Escrito por

Me llamo Legna González y soy de la bella isla de Puerto Rico. Comunicadora, redactora y bloguera. Amo a Dios, escribir, la naturaleza y la fotografía. Gracias por tomar de tu tiempo y leer lo que escribo. Espero que puedan disfrutar leerlos así como yo escribirlos. ¡Un abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s