Uruguay, donde su norte es el sur

Uruguay fue el segundo destino que recorrí en mi aventura del 2018.

Aunque solo estuve 5 días en su capital Montevideo, definitivamente es un país al que quiero volver.

Uruguay es el segundo país más pequeño de Sur América, luego de Surinam, pero sin duda el más grande en avances y en calor humano.

La palabra Uruguay proviene del guaraní, lenguaje de los nativos del área y significa río de los coloridos pájaros.

En el 2008 se realizó un estudio y este sitúa a Uruguay como el país más pacífico de América Latina y el mejor para vivir.

Yo doy fe de esto porque catalogué a Uruguay como un lugar en el cual vivir cuando uno se retire.

La Rambla

Esta ciudad tiene algo similar a mi pueblo Arecibo incluso a Puerto Rico y creo que por eso la disfrute tanto, porque me sentía como en casa.

Montevideo cuenta con una enorme marginal la cual llaman La Rambla y desde ahí puedes ver la costa de la ciudad y la playa Ramírez.

Playa que es muy concurrida por todos los locales y turistas.

Esta playa en realidad se compone del Río de la Plata, pero con arena y un horizonte, por eso su popularidad.

Nos hospedamos en Compay Hostel, un hostal bastante céntrico y lleno de amabilidad.

Allí conocimos a personas de otros países, estudiantes, viajeros frecuentes y locales. 

Nuestro primer día en Montevideo fue uno lluvioso y frío.

Como no podíamos hacer mucho, decidimos tomarnos el día para lavar ropa y recorrer lo que la lluvia y el frío nos permitieran.

Los días restantes en Uruguay fueron espectaculares, lleno de calor y mucho sol, igual que en Puerto Rico.

Letras de Montevideo

Dentro de las cosas que hicimos en esta ciudad fue realizar una larga caminata por La Rambla y admirar a su gente y su amor por el mate, bebida de hierbas y agua caliente.

A cualquier lugar que vayas, siempre encontraras a alguien con un termo con agua caliente, su mate (vaso) y las hierbas.

Lo más curioso de esto es ver como este simple acto de tomar este tipo de té, creaban un lazo de amistas entre las personas que lo compartían.

Visitamos las famosas letras Montevideo donde no podíamos irnos sin tomarnos unas fotos ahí.

Estuvimos en la Feria de Villa Biarritz, un paseo lleno de artesanías, ropa, frutas, verduras y mucha comida.

Aquí comimos los famosos panchos que son como un tipo de “hot dog” pero gigantescos.

Visitamos varios lugares emblemáticos de la ciudad y tomamos excursiones o “free walking tours” con los chicos de Curioso Free Tours (100% recomendados).

Estos tours no tienen un costo fijo, al final de cada tour das una propina en base a tu experiencia y créeme que son muy buenos, llenos de historias, cultura y mucha caminata.

Alguno de los lugares que visitamos con estos tours fue el barrio Punta Carretas.

Uno de los lugares más importantes de este barrio lo es el Centro Comercial Punta Carretas y su historia.

Punta Carretas Shopping antes era una cárcel y fue ahí donde unos reclusos hicieron unos túneles para escapar y llegaron a la casa de Serrana y su familia justo al lado.

Estos se mantuvieron escondidos en esta casa durante algunas horas y luego escaparon del lugar.

A pesar de que estas personas permanecieron ocultos por algún tiempo en este hogar, Serrana ni su familia sintieron que estuvieran como rehenes.

Además de conocer esta historia tuve la oportunidad de conocer a Serrana que aún vive en esa misma casa.

Ya ella tiene 89 años y está muy enferma, pero aún recuerda cada detalle de aquel día y yo tuve la oportunidad de escuchar su historia y ver las fotos que comparte con los turistas que la visitan.

Punta Carretas Shopping

También visitamos la Feria Tristán Narvaja, feria con más de 15 calles repletas de mesas vendiendo frutas, comida, productos, antigüedades, lo que te puedas imaginas, allí está.

Visitamos la Plaza de la Independencia y Ciudad Vieja que en algún momento fue una ciudad amurallada y que actualmente solo queda la Puerta de la Ciudadela que servía para dividir la Ciudad Vieja de Montevideo.

Recorrimos el Teatro Solís, la Plaza de la Constitución, el Mercado del Puerto, la Plaza Zabala, el Parque Rodó y sus respectivas historias y leyendas.

Una de ellas fue en la Plaza de la Constitución en donde los hombres caminaban de un lado de la plaza y las chicas del otro dando vueltas por toda la plaza.

Si a la chica se gustaba con alguno de los chicos, dejaba caer un paño rojo y así el chico lo levantaba del suelo como excusa para comenzar a dialogar y coquetear.

Al final del tour por la Ciudad Vieja, nuestro guía nos compartió grappamiel, una bebida popular de Uruguay y bastante parecida al ron caña para celebrar este tiempo con él. ¡Salud!

Plaza de la Independencia

Visitar Uruguay sobrepasó mis expectativas porque en realidad nunca estuvo en mi bucket list de países que quiero visitar, pero no me arrepiento de haberlo visitado.   

Aunque solo estuve pocos días en la capital de este hermoso país, espero que no sea la última vez que lo visite.

Si en algún momento tienes la oportunidad de visitar este país, sé que no te arrepentirás y que al igual que yo disfrutar de todo lo que ofrece.

Si deseas conocer algo más de mi viaje por Uruguay o quieres que escriba sobre algún lugar en específico, puedes dejar un comentario al final del post.

Gracias por leerme.

Anuncios

4 respuestas a “Uruguay, donde su norte es el sur

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.